La espuma de los días


    La espuma de los días está inspirada en la novela de Boris Vian pero es una obra con texto y dramaturgia propia de María Velasco. Por eso, nos encontraremos con los referentes, las obsesiones más características de María Velasco en este tipo de propuestas: amor y sexo, la soledad, la muerte y la mutilación del cuerpo, la desestructuración del individuo y la sociedad capitalista, el humor descarnado, provocación y cinismo... con un curso escénico "organizado" a impulsos emocionales personales de la autora. No podemos estar en la mente de María Velasco, solo tenemos que dejarnos llevar, seguir nuestra propia inspiración y no intentar entenderla siempre. En ese torrente de ideas, pensamientos e imágenes podemos encontrarnos, chocar o reaccionar. Las emociones que provoca son dispares, nunca indiferentes. Pero no siempre la experiencia escénica nos calará por igual, su torbellino es errático.

    En La espuma de los días la interpretación y la dramaturgia escénica, llena de momentos desconexos, no han conseguido que me integre en la experiencia. Es el riesgo de una arriesgada propuesta.





    La obra se abre con el actor Miguel Ángel Altet dirigiéndose al público, en un tono neutro o aburrido y con actitud de perdonavidas, para hablarnos sobre la levedad de la vida, nuestra pequeñez en el universo...

    La escena se revitaliza con la aparición, vestido con disfraz de Mickey Mouse, de Fabián Gómez: en un momento de rabia nos hablará de su experiencia frustrada en París, la ciudad del amor. El mito que cae ante la frialdad de su gente, la imposibilidad de vivir decentemente en una ciudad tan cara, el trabajo denigrante...

    Miguel Ángel Altet será el maestro conductor, nos presentará a los personajes que forman parte de la obra de Boris Vian, y cerrará de forma impactante la representación, ya desnudo entre la espuma.

    Frente a otras obras de esta línea dramatúrgica de María Velasco, como Si en el árbol, un burka o La soledad del paseador de perros, los elementos que la componen están peor integrados, hay cambios de tono, estilo y recursos entremezclados que, desde mi punto de vista, no terminan de funcionar. Es difícil para el espectador que toda esa amalgama de ideas y expresiones se pueda encajar dentro de ese caos sensorial que supone este tipo de propuestas escénicas. En esta ocasión la influencia del recurso de la narración en teatro y, por otra parte, la influencia de Angélica Liddle, es más remarcable.

    En La espuma de los días María Velasco me ha resultado menos inspirada por dos motivos: no ha conseguido patearme, emocionarme (en el amplio y retorcido sentido de la palabra) o revolverme con la misma frecuencia que en otras obras y no he entendido la elección de los actores y su interpretación: una técnica distante, alejada del realismo, limitada y ausente de matices, con demasiado discurso narrativo. Lo grave es que, a veces, he pensado que las limitaciones procedían de unos malos actores. El distanciamiento ha sido inevitable, la mirada desde fuera y no desde dentro (el enemigo de la experiencia vital teatral).

    Hay varias escenas que quedarán en el recuerdo. La escena final ya mencionada, la provocación de la roomba-perrito conducida por Chloé para que choque con ella y le produzca placer, la divertida e inspirada escena con el micro en el corazón o la complicidad de la pareja (Chloé y Colin) y sus caricias. Y ese retrato de la sociedad falsa, despiadada y consumista.

    El texto también nos ofrece algunas frases contundentes, certeras, decarnadas, que me gustaría poder leer y meditar con más tranquilidad, fuera ya del torrente escénico.

    Para amantes de María Velasco y el teatro no convencional.




    Texto y dirección: María Velasco

    A partir de la obra de Boris Vian

    Intérpretes: Lola Jiménez, Miguel Ángel Altet, Fabián Gómez Bohórquez, Natalie Pinot

    Escenografía: Marcos Carazo

    Ayudante de dirección: Joaquín Abella

    Iluminación: Antoine Forgeron

    Vestuario: Daniel Vollta (con la colaboración de la compañía)

    Producción: Teatro Español y María Velasco

    Teatro: Español 21 de noviembre a 22 de diciembre

    Duración: 90 minutos

    #MaríaVelasco #LolaJiménez #MiguelÁngelAltet #FabiánGómezBohórquez #NataliePinot #TeatroEspañol #BorisVian

    This site was designed with the
    .com
    website builder. Create your website today.
    Start Now