top of page

Viaje al fin de la noche


"Viaje al fin de la noche" nos ofrece una mirada del futuro y del pasado vasco. Dos testigos con visiones diferentes del terrorismo de ETA que quieren encontrar la paz para la generación siguiente, sus hijos.

Honesta, brillante por momentos, la obra es demasiado irregular y de escaso cuerpo.





Dos luminosos monólogos iniciales nos convierten en testigos íntimos de cómo afectó a cada uno de ellos la violenta muerte en sus familias, testimonios de la tragedia que sigue pesando a pesar de los años transcurridos y haber formado su propia familia, con hijos a los que quieren ofrecer un futuro de paz, sin rencores. Sus palabras nos golpean desde la sensibilidad y la veracidad.

Este hombre y esta mujer, de bandos e ideas opuestas, se ven obligados a coexistir, se encontrarán y compartirán los mismos lugares de forma inevitable. Las posturas de ambos permanecen inamovibles, la comprensión mutua resulta imposible, sólo queda pasar página y seguir adelante. Para una parte de la sociedad vasca los etarras serán terroristas y para otros serán patriotas que lucharon por la liberación... La noticia del cese de armas de ETA se verá como una derrota para unos y como una liberación para otros, una alegría teñida.


Escenas fragmentarias, cada una precedida de un título, nos llevarán por el estado emocional de esta mujer y este hombre; algunas impactantes como la escena inicial, otras demasiado alargadas como la ruidosa escena en el bar y los cánticos, otras demasiado livianas.

La sensación final que me ha transmitido "Viaje al fin de la noche" es la ausencia de unidad dramatúrgica, haber asistido a unos apuntes de unos personajes que no acaban por desarrollarse. La ideas sobre la concreción, el esfuerzo de imparcialidad en detrimento de lo personal y lo subjetivo.


A María San Miguel le falla la proyección de voz y no se puede escuchar completamente su monólogo. A nivel interpretativo, los dos actores nos transmiten el estado emocional de sus personajes, nos dejamos llevar por su viaje personal, aunque desconozcamos gran parte de sus vidas y características individuales más allá de la asunción de la tragedia vivida en su tierra y sus familias, su mirada titubeante hacia el futuro.


"Viaje al fin de la noche" es una propuesta honesta y necesaria que cierra una trilogía sobre Euskadi y la violencia etarra titulada "Rescoldos de paz y violencia", un proyecto creado por María San Miguel. Cada obra es independiente y trata un aspecto diferente del problema vasco reciente. "Proyecto 43-2" fue la primera parte y no llegué a verla. "La mirada del otro", la segunda parte, nos acercaba al diálogo entre un etarra y un familiar de la persona asesinada, una obra superior a esta que cierra el proyecto.





Texto: basado en "Eco de los disparos" de Edurne Portela

Idea y dramaturgia: María San Miguel

Dirección: Pablo Rodríguez

Intérpretes: María San Miguel y Alfonso Mendiguchía

Escenografía y vestuario: Karmen Abarca

Iluminación: Xiqui Rodríguez

Ayudante de dirección: Nahia Láiz

Música: Jorge Arribas

Audiovisual: Alba Muñoz

Producción: María San Miguel Proyecto 43-2

Teatro: Reposición en Sala Mirador Del 8 al 29 de mayo de 2022

Duración: 70 minutos








Busco...
PRÓXIMOS RETOS
OBRAS DE TEATRO

press to zoom

press to zoom
1/1
OBRAS DE LITERATURA
Trilogía de Mozambique
Trilogía de Mozambique

press to zoom
Dónde vivir
Dónde vivir

press to zoom
Trilogía de Mozambique
Trilogía de Mozambique

press to zoom
1/2

Únete ahora a nuestra lista de correo

bottom of page